Panorama fiscal de Centroamérica - Noviembre 2015

Mientras los países del Triángulo Norte se esfuerzan por reducir o al menos mantener constantes los niveles de deuda/PIB, Costa Rica y Panamá se alejan, el primero a mayor velocidad, de la disciplina fiscal.

Miércoles 25 de Noviembre de 2015

Introducción del informe "Perfiles Macrofiscales: 4ta. edición", del Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (Icefi):

En el campo de la priorización de la estabilidad económica, por encima de la disponibilidad de recursos para financiar el desarrollo, se encuentran los países del triángulo norte de Centroamérica que, en general, muestran un esfuerzo significativo para reducir o al menos mantener constantes los niveles de deuda/PIB y el déficit fiscal, lo que implica que, en forma tácita, se está utilizando la regla fiscal del crecimiento de la deuda pública igual a cero, a pesar del impacto que ello puede tener sobre el bienestar.

El caso más emblemático es el de Guatemala, en donde con el fin de mantener constante la relación deuda/PIB (en alrededor del 24.6%) y del déficit fiscal (en alrededor del 2.0% del PIB), y ante la reducción de los ingresos fiscales en los años previos, la atención de las necesidades sociales tiene manifestaciones caóticas, especialmente en las áreas de salud, seguridad y educación. La situación fiscal de Guatemala se resume en tres aspectos fundamentales: a) una carga tributaria decreciente que pasó del 10.8%, en 2014, al 10.2% conforme la estimación de cierre para 2015 realizada por el Icefi, y del 10.4% contenido en el proyecto de presupuesto, del cual, conforme a la apreciación de este tanque de pensamiento, el valor real rondará en un 10.1%; b) un tamaño decreciente del sector público del 13.5% del PIB en 2014 al 12.9%, en 2015, según estimaciones del Icefi, y al 13.0% contenido en el proyecto de presupuesto de 2016, porcentaje que, de acuerdo con nuestras apreciaciones, se convertirá en una ejecución de entre el 12.8% y el 12.9% del PIB; y c) déficit fiscal y una relación deuda/PIB relativamente constantes, que se han convertido en el ancla nominal determinada por la Junta Monetaria de Guatemala, con el propósito de garantizar la estabilidad de precios, privilegiándola por encima del desarrollo nacional.

En forma similar, El Salvador ha hecho un esfuerzo significativo por tratar de mantener relativamente constante su coeficiente de deuda a producción nacional en alrededor del 45.0% para el gobierno central y cerca del 57.0% al incorporarle los costos del sistema previsional. Para ello, ha presionado fuertemente a la baja los niveles de déficit fiscal. Los resultados muestran que, a pesar de haber realizado algunas reformas tributarias en los períodos recientes, la carga tributaria, en términos brutos, disminuyó del 15.8%, en 2014, a un estimado del 15.7% para 2015, mientras que el presupuesto de 2016 considera un valor inalcanzable, de acuerdo con las previsiones de Icefi, del 16.9% para 2016.

En Honduras, el esfuerzo de estabilización económica ha sido más significativo y se acompañó con una profunda reforma fiscal con sesgo regresivo al dirigirse principalmente a contraer la capacidad de consumo de los habitantes en general, sin que ello, por supuesto, implicase una mejora en sus condiciones de vida. El país logró aumento de los ingresos tributarios: del 16.3% del PIB, en 2014, se pasa a un estimado del 17.1%, en 2015, mientras que el presupuesto 2016 considera el 16.9%. Simultáneamente y con el fin de lograr la reducción del déficit fiscal, se contrajo el tamaño del Gobierno, pues pasó del 23.1% del PIB, en 2014, a un estimado del 22.6%, en 2015, y a un tamaño presupuestado para 2016 por el orden del 21.6% del PIB. Estas acciones permitieron que el Gobierno alcanzara una reducción del déficit fiscal del 4.4% en 2014, a una cifra estimada por el Icefi en el 3.3%, en 2015, y una previsión del 3.0% en el presupuesto de 2016.

En sentido contrario al planteado por sus colegas del triángulo norte, Costa Rica se ha alejado de la disciplina fiscal, especialmente por la incapacidad interna de encontrar acuerdos que permitan mantener apropiados los niveles de financiamiento para el sistema de protección social del que se dispone. Como resultado, el país presenta niveles crecientes de déficit fiscal que oscilan entre el 5.7% observado en 2014; 6.1% estimado por el Icefi para 2015, hasta el 6.6% previsto en el proyecto de presupuesto 2016; además de un saldo de la deuda pública que ha crecido sostenidamente, desde el 27.2% del PIB en 2009, hasta el 43.2% esperado para el cierre de 2015. Los resultados descritos obedecen, en términos generales, a una carga tributaria relativamente constante entre el 13.2% de 2014 y el 13.5% estimada por el Icefi para 2015, y un tamaño del Gobierno de entre el 20.0% del PIB para 2014 y el 20.6% estimado para 2015, con una previsión del 20.4% para 2016. El déficit creciente y sobre todo el saldo de la deuda suponen la necesidad de reformas urgentes y de un acuerdo nacional que permita encontrar mecanismos de financiamiento que impidan que el país enfrente condiciones de insostenibilidad fiscal en el mediano y largo plazos.

Similar situación pareciera desarrollarse en Panamá, en donde la bonanza económica ocasionada por el rápido crecimiento de los últimos años parece estarse agotando, de tal manera que la trayectoria del déficit fiscal que durante muchos años pareció no afectar la relación deuda/PIB ahora se empieza a notar y puede crear presiones en el mediano y largo plazos, particularmente si no se toman decisiones de política tributaria que contribuyan a revertir el comportamiento recaudatorio de los últimos años. Panamá muestra una carga tributaria que se redujo del 10.5%, en 2014, hasta el 9.7% previsto por el Icefi para 2015, y aun cuando se proyecta un 10.1% en el presupuesto de 2016, los valores, dada la trayectoria observada en el presente año, parecen difíciles de alcanzar.

Nicaragua continúa siendo una incógnita. Por un lado, las cifras macrofiscales muestran una administración central ordenada en donde, en esencia, los niveles de ingresos tributarios y el tamaño del Gobierno y del déficit fiscal permanecieron razonablemente constantes de 2014 a 2015, de acuerdo con las estimaciones del Icefi, y condujeron a una reducción de la deuda pública registrada del 30.9% del PIB, en 2014, al 28.3%, en 2015. Estos datos indiscutiblemente sugieren finanzas públicas ordenadas y sostenibles a largo plazo. Sin embargo, los crecientes niveles de endeudamiento de Albanisa y la debilidad de su principal socio, Venezuela, hacen pensar en la posibilidad de dificultades fiscales en el mediano plazo. Esta situación se refuerza con la preocupación creciente por la opacidad en la presentación de las cifras públicas.

Ver "Perfiles Macrofiscales: 5to edición".



Más sobre este tema

La imparable deuda pública

Setiembre de 2018

"La deuda pública en términos de promedio simple de la región centroamericana seguirá creciendo hasta reportar un 43,1% del PIB en 2018, luego del 42,5% de 2017."

El Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (Icefi) estima que para el presente año el tamaño del gasto público del Gobierno Central en relación al respectivo Producto Interno Bruto de cada país se ubicará en 21,4% en Costa Rica, 20,4% en El Salvador, 20% en Honduras, 18,4% en Nicaragua, 17,6% en Panamá y 12,1% en Guatemala.

Centroamérica: Panorama fiscal a Abril 2017

Mayo de 2017

En 2016 la relación gasto total respecto al PIB de los gobiernos centrales de los países de la región se mantuvo casi sin cambios respecto al año previo, al pasar de 18,3% a 18,6%.

Del reporte "Perfiles Macrofiscales: 8a. edición", del Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (Icefi):

Panorama fiscal en Centroamérica

Abril de 2015

"Las cuentas fiscales de 2015 anticipan una carga adicional de preocupación en torno a la sostenibilidad de las finanzas públicas de los Gobiernos de la región."

Del reporte "Perfiles Macrofiscales: 3ra. edición", del Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (Icefi):

Deuda pública en Honduras llegará al 50% del PIB

Julio de 2014

El Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales realizó un diagnóstico de las finanzas públicas 2010-2013, y perspectivas para 2014.

Del comunicado del Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (Icefi):

El Icefi mostró que el escaso dinamismo de los ingresos y el fuerte aumento del gasto público aceleraron el crecimiento del déficit fiscal, pasando del 4.6% del PIB en 2010 al 7.9% del PIB en 2013.

cerrar (x)

Reciba más noticias sobre Finanzas Públicas

Suscríbase SIN COSTO a CentralAmericaDATA EXPRESS.
Todos los días, lo más importante de Centroamérica.

Ingrese su correo electrónico:

* Al suscribirse, estará aceptando los terminos y condiciones


Costa Rica, 5,6 hectáreas, a 30 min de San José, $99.000

Pecio increíblemente bajo, $99 mil, calle pública, a 6 minutos de la ruta 27, a 20 minutos de Atenas, 30 minutos de San José y la playa, propiedad con dos riachuelos, una naciente, potrero y bosque, cinco o más lotes para construir.
Precio increíblemente bajo, solo vea lo que adquiere! A...

Indices Bursatiles

(6 Abr)
Dow Jones
-5.60%
S&P 500
-5.10%
Nasdaq
-5.64%

Materias Primas

(7 Abr)
Petróleo Brent
35.570
Café "C"
118.00
Oro
1,721
Plata
15.665