Outlook negativo para la deuda de Costa Rica

Fitch Ratings cambió de estable a negativa la perspectiva, debido a la "menor flexibilidad del país para financiar sus crecientes déficits presupuestarios y la carga de la deuda pública, así como el estancamiento institucional persistente que impide avanzar hacia una reforma fiscal."

Jueves 18 de Enero de 2018

EDITORIAL

A Costa Rica se le acaba el tiempo. La decisión de Fitch Ratings de reducir desde estable a negativa la perspectiva de la calificación de la deuda soberana refleja el grave problema que enfrenta el país y permite entrever que, en un plazo no muy largo, la agencia calificadora podría rebajar la misma calificación, actualmente en la categoría BB.

Si esto sucede, el costo del financiamiento, tanto externo como interno, se encarecerá aún más, tal como ha venido pasando en los últimos dos años, debido a la presión que el gobierno ha ejercido con su búsqueda de recursos en el mercado local.
Ver: "Déficit fiscal, tasas de interés y mala gestión"

Para la Cámara de Industrias, el anuncio de Fitch Ratings es "... preocupante. Venimos advirtiendo de esta situación y presentando propuestas de solución desde hace mucho tiempo y no se hace nada. Nuestra economía no se ha manejado bien. Debe ser prioridad para el Presidente y Diputados que asumen en mayo, el saneamiento de las finanzas del Gobierno pero con una visión integral que le entre al tema del gasto con valentía y al tema de modernización de los impuestos."

Del comunicado de Fitch Ratings:

Fitch Ratings-Nueva York-18 de enero de 2018: Fitch Ratings ha confirmado la calificación de incumplimiento de emisor en moneda extranjera y local (IDR) a largo plazo de Costa Rica en 'BB'. Las Perspectivas de Calificación han sido revisadas a Negativo desde Estable. Una lista completa de acciones de calificación sigue al final de esta versión.

CONDUCTORES DE CALIFICACIÓN CLAVE

La Perspectiva Negativa refleja la menor flexibilidad de Costa Rica para financiar sus crecientes déficits presupuestarios y la carga de la deuda pública, así como también el estancamiento institucional persistente que impide el progreso de las reformas para corregir el desequilibrio fiscal. Las señales incipientes de retiro de la inversión privada han incrementado los riesgos a las expectativas previas de Fitch de que la economía permanecerá aislada del estrés fiscal, mientras que la dependencia del soberano en el mercado local de capital para satisfacer sus altas necesidades de financiamiento enfrenta una mayor presión. Las perspectivas inciertas para la reforma fiscal implican grandes déficits continuados y una carga de la deuda que aumenta rápidamente.

Luego de reducirse en 2016 por primera vez en cinco años al 5.2% del PBI, el déficit presupuestario del gobierno central aumentó a un estimado de 5.9% en 2017. Las presiones de gasto inercial combinadas con una desaceleración cíclica en los ingresos en gran parte anularon las mejoras marginales en la recaudación y contención de costos lograda en 2015-2016. Fitch espera que estas tendencias continúen en 2018 y que el déficit alcance el 6.2% del PIB. Suponiendo que no haya medidas de consolidación significativas en 2018, se pronostica que el déficit del gobierno general (es decir, incluido el superávit del fondo de seguridad social) alcanzará el 5,2% del PIB en 2018, por encima de la mediana de BB del 3,4%.

Las proyecciones de Fitch suponen cierto ajuste fiscal después de las elecciones de 2018 a través de una combinación de recortes de gastos y alzas de impuestos, aunque el calendario y el alcance de las medidas siguen siendo inciertos. Los intentos anteriores de reforma fiscal integral han fracasado en el Congreso o en el Tribunal Constitucional. Las demoras prolongadas en abordar el desequilibrio fiscal de Costa Rica elevarán los costos de los ajustes futuros y aumentarán los riesgos para el crecimiento. Se proyecta que la carga de la deuda del gobierno general de Costa Rica, que en 2017 se ubicó en 44% del PIB (neta de tenencias de deuda del fondo de seguridad social), supere la mediana de 'BB' del 46% este año y continúe creciendo fuertemente en el mediano plazo.

El gobierno ha dependido fuertemente del mercado local para financiar sus déficits, más aún desde que la autorización del Congreso para la emisión de bonos externos expiró en 2015. Un contexto favorable para el endeudamiento interno comenzó a desaparecer a mediados de 2017 cuando se produjo un abrupto endurecimiento de la política monetaria que puso presión al alza sobre las tasas de interés locales. Como resultado, el Tesoro Nacional enfrentó dificultades para recaudar fondos a mediados de año, como lo evidenciaron las subastas fracasadas y el ajuste de la liquidez, pero desde entonces ha validado las tasas de interés más altas que exige el mercado.

Además, el soberano ha buscado mecanismos alternativos para acceder a fondos extranjeros que eludirían el requisito de la aprobación por parte del Congreso de una emisión de bonos externos. Fitch espera que el soberano sea capaz de administrar su situación de liquidez, pero las condiciones de mercado cada vez más estrictas y los obstáculos institucionales persistentes apuntan a crecientes desafíos de financiamiento.

Los costos domésticos de endeudamiento aumentaron cuando la depreciación de la moneda y el aumento de las presiones inflacionarias llevaron a un fuerte endurecimiento de la política monetaria en 2017. Un aumento de 300 puntos básicos en la tasa de interés de política monetaria se transmitió rápidamente a las tasas activas en el sector bancario.  El ajuste proactivo debería mantener la inflación general dentro del rango meta del 2% -4%, en opinión de Fitch.

Además de aumentar la presión al alza sobre las tasas de interés locales, hay un alto endeudamiento del gobierno, lo que podría limitar la inversión y el crecimiento. Se prevé que el crecimiento real del PIB disminuya del 4,5% en 2016 al 3,4% en 2017, impulsado en parte por una fuerte caída de la inversión fija (-1,9% interanual en los primeros tres trimestres del año). La economía debería permanecer ampliamente resiliente al deterioro de la situación fiscal, en opinión de Fitch, aunque los desequilibrios fiscales plantean riesgos de exclusión y restringen el alcance de las políticas contracíclicas. Se pronostica un crecimiento promedio del 3.9% en 2018-2019, en línea con el potencial.

Las calificaciones de 'BB' de Costa Rica son respaldadas por indicadores estructurales que son fuertes en relación con sus pares, incluidos altos niveles de ingreso per cápita, desarrollo social y estándares de gobierno. Las calificaciones también se sustentan en el exitoso modelo económico del país centrado en las actividades de servicios y manufactura de alto valor agregado, que respalda el crecimiento sólido y las entradas de inversión extranjera directa. Las entradas de IED todavía cubren un déficit en cuenta corriente estimado en 3.2% del PIB en 2017 cómodamente. Fitch espera que las entradas de IED se mantengan relativamente firmes durante el período de pronóstico y que el déficit en cuenta corriente se amplíe levemente debido a una relación de intercambio más débil.

El probable ganador de las elecciones presidenciales del 4 de febrero de 2018 (y una posible segunda vuelta en abril) es altamente incierto. El escenario base de Fitch asume que el ganador tendrá otro gobierno minoritario y enfrentará desafíos ante una Asamblea Legislativa muy fragmentada. Esto podría complicar la creación de coaliciones y aumentar la parálisis legislativa y la inercia de las reformas, especialmente en cuestiones fiscales controvertidas.

¿Necesita dar seguimiento a los principales indicadores económicos de Centroamérica?

Solicite más información sobre nuestro servicio de Monitoreo Económico.








Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad de Google y los términos de servicio.
¿Tiene alguna duda? Llámenos.
(506) 4001-6423


Más sobre este tema

Confirman outlook negativo para Costa Rica

Noviembre de 2019

Fitch Ratings mantuvo en B+ con perspectiva negativa, la calificación de deuda soberana, argumentando que "se reflejan las debilidades en las finanzas públicas y el estancamiento político ha impedido la aprobación oportuna de reformas que aborden estos problemas".

La nueva regla fiscal no se ha aprobado, y el requisito de autorización del Congreso de préstamos extranjeros restringe periódicamente la flexibilidad financiera de Costa Rica, es otro de los argumentos de la calificadora de riesgo.

Percepción de riesgo y el alto costo financiero

Enero de 2019

Los gobiernos de Costa Rica y Nicaragua enfrentarán mayores dificultades para obtener financiamiento en los mercados externos, debido a las rebajas que han sufrido sus calificaciones de riesgo por parte de las agencias internacionales.

Argumentando que Costa Rica refleja déficits fiscales persistentemente amplios, necesidades de financiamiento a corto plazo debido a un fuerte calendario de amortización y restricciones de financiamiento del presupuesto, el 15 de enero Fitch Ratings informó que decidió bajar la calificación de incumplimiento del emisor en moneda extranjera a largo plazo del país, de BB a B+.

Fitch rebaja nota a Costa Rica por "gran déficit fiscal"

Enero de 2017

Bajó la calificación de la deuda desde BB+ hasta BB, debido al elevado déficit fiscal y a la falta de implementación de reformas que comiencen a corregir el problema.

Del informe de Fitch Ratings:

Nueva York-19 de enero de 2017: Fitch Ratings ha rebajado los IDR a largo plazo en moneda extranjera y local de Costa Rica a 'BB' de 'BB+'.

Fitch baja calificación de El Salvador a "BB-"

Julio de 2013

El motivo es el bajo desempeño macroeconómico relativo, y los persistentemente altos déficit fiscales que han resultado en un nivel de deuda equivalente al 56.7% del PIB.

Del comunicado de Fitch Ratings:

Fitch Baja Calificación de El Salvador a ‘BB–’; Mantiene Perspectiva Negativa

cerrar (x)

Reciba más noticias sobre Economía

Suscríbase SIN COSTO a CentralAmericaDATA EXPRESS.
Todos los días, lo más importante de Centroamérica.

Ingrese su correo electrónico:

* Al suscribirse, estará aceptando los terminos y condiciones


Panamá: Se venden propiedades con rentas (Inquilinos)

Vendo locales, oficinas, edificios, apartamentos, todos alquilados, invierte seguro compra propiedades con rentas, inquilinos estables, rentas desde 7,5% anual hasta 12% anual.
Inquilinos estables, rentas desde 7,5% hasta 12% anual,...

Indices Bursatiles

(6 Abr)
Dow Jones
-5.60%
S&P 500
-5.10%
Nasdaq
-5.64%

Materias Primas

(26 Oct)
Petróleo Brent
40.81
Café "C"
109.35
Oro
1,901
Plata
24.390