Más deuda, menos crecimiento

Según el Banco Central la economía de Costa Rica crecería 3,2% este año, menos de lo previsto inicialmente, y el déficit fiscal llegaría a 7,2% del PIB.

Lunes 23 de Julio de 2018

En su revisión del Programa Macroeconómico 2018-2019, el Banco Central de Costa Rica (BCCR) prevé que el crecimiento del PIB de este año será de 3,2%, por debajo de lo estimado en el Programa presentado a comienzos del año, cuando la autoridad monetaria proyectaba un crecimiento de 3,6% al cierre del año.

Adicionalmente, el BCCR estima para este año un menor dinamismo en la colocación de crédito en moneda local, un mayor déficit fiscal y una tasa de inflación dentro del rango meta de la entidad.

Del comunicado del BCCR:

La decisión del Banco Central de Costa Rica (BCCR) de anunciar el 31 de enero pasado la adopción de un esquema monetario de meta de inflación, culminó el proceso de transición iniciado en el 2005. Con ello formalizó la estrategia de política que ha seguido el Banco desde hace varios años y cuyas acciones permitieron reducir gradualmente la inflación, desde valores de dos dígitos hasta niveles cercanos a los que muestran nuestros principales socios comerciales.

Cabe señalar que de manera consecutiva la inflación ha sido menor al 4% en los últimos 41 meses (con información a junio de 2018), comportamiento similar al del período comprendido entre agosto de 1964 y diciembre de 1967.
Sin embargo, aun cuando la estabilidad de precios contribuye a propiciar el crecimiento económico sostenido, no es suficiente. También es indispensable un entorno de finanzas públicas sostenibles y un marco institucional que promueva mejoras en la productividad de los factores de producción y en consecuencia, en la competitividad de la economía nacional.

Por tanto, el Banco Central da seguimiento continuo al desempeño de la economía de manera integral e incorpora en su análisis el mejor conocimiento de la coyuntura y de la fase del ciclo económico en que se encuentre el país; además, evaluará las distintas opciones de política y su impacto sobre el resto de variables macroeconómicas y realizará, de manera gradual, los ajustes en sus instrumentos de política en procura de que la inflación esté contenida en el rango meta de largo plazo.
 
En este marco de política, la Revisión del Programa Macroeconómico 2018-2019 mantiene la meta de inflación de largo plazo en 3% con una tolerancia de ± 1 punto porcentual (p.p.), según acuerdo de la Junta Directiva del Banco en el artículo 4 del acta de la sesión 5834-2018, del 20 de julio de 2018.

Acorde con lo previsto en la programación macroeconómica 2018-2019 aprobada en enero último, la inflación local se mantuvo en el rango meta en el primer semestre de 2018 (tasa interanual de 2,1% en junio de este año). Las previsiones para lo que resta de 2018 apuntan a que la inflación general, así como la inflación subyacente, continuarán en la parte inferior del rango meta.

Pese a la desaceleración económica en la primera mitad del año, influida en buena medida por la incertidumbre en torno a los efectos de la falta de consenso en la Asamblea Legislativa para aprobar la reforma fiscal, la economía costarricense creció 3,1%, las condiciones de empleo no presentaron mejoras y el déficit en cuenta corriente de la balanza de pagos (1,4% del PIB) continuó financiado con recursos de largo plazo.

El continuo debilitamiento de las finanzas del Gobierno Central en el primer semestre del año (déficit acumulado equivalente a 2,8% del PIB, contra 2,5% en igual lapso de 2017), exacerba la trayectoria creciente de su razón de deuda a PIB, cuyo valor casi alcanza su límite natural (50% del PIB).

Así, el desequilibrio fiscal se mantiene como el principal riesgo para la estabilidad macroeconómica del país, lo que amerita de un consenso urgente entre los distintos actores de la sociedad costarricense, que permita que la política fiscal retome su función estabilizadora y abra espacios a la inversión pública con efectos positivos sobre el crecimiento económico y la generación de empleo. La evidencia señala que cuanto más se postergue la adopción de medidas que contribuyan a dar solución al problema fiscal, mayor será el ajuste requerido y por ende los costos para la sociedad.

El crecimiento del crédito desaceleró en 2018, tanto en moneda nacional como extranjera (tasa interanual a junio de 3,9% contra 10,3% un año atrás). Esta situación es consecuente con el aumento en tasas de interés, la incertidumbre por la falta de consenso sobre la solución al problema estructural de las finanzas públicas y la valoración de riesgos que solicita el supervisor financiero en la concesión de crédito, pero no responde a una restricción de liquidez, pues los intermediarios financieros mantienen recursos excedentes en moneda nacional depositados en el Banco Central y ha usado los excedentes en moneda extranjera para cancelar pasivos externos y constituir activos en el exterior.

En este contexto, el tipo de cambio mostró relativa estabilidad en el primer semestre del año. Éste evolucionó acorde con sus determinantes macroeconómicos y el superávit del mercado privado de cambios fue suficiente para atender, en gran medida, el requerimiento neto de divisas del Sector Público no Bancario y las modificaciones en la posición en moneda extranjera de los intermediarios cambiarios.

Por su parte, las tasas de interés mostraron señales mixtas, relativa estabilidad en la Tasa básica pasiva, tendencia al alza en las tasas activas y en las de los instrumentos de deuda del Ministerio de Hacienda.

Por tanto, en 2018 el encarecimiento de los fondos prestables responde por una parte a la presión de demanda que genera Gobierno sobre el ahorro financiero agregado, sobre todo en colones y, al incremento que a nivel global han experimentado las tasas de interés en moneda extranjera.

A partir de este diagnóstico y de un entorno externo para 2018-2019 aún en proceso de recuperación económica, baja inflación y estabilidad en los mercados financieros, el Banco Central presenta la revisión de su Programa Macroeconómico 2018-2019, que mantiene el objetivo de inflación de largo plazo de 3% con una tolerancia de ± 1 p.p. De este ejercicio sobresale lo siguiente:

i) Se prevé que la inflación se ubique en el rango meta: hacia el límite inferior en lo que resta de 2018 y en torno a 3% en 2019.
ii) La actividad económica crecerá, en términos reales, 3,2% en 2018 y 3,4% un año después, ante el impulso de la demanda interna. Estas proyecciones llevan asociadas un déficit en la cuenta corriente de la balanza de pagos que, como proporción del PIB, alcanzaría 3,3% y 3,1%, respectivamente y, al igual que en años previos, su financiamiento sería atendido con recursos externos de largo plazo, en particular de inversión extranjera directa.

Se prevé que el saldo de Reservas internacionales netas (RIN) se ubique en 13,6% y 13,2% del PIB en 2018 y 2019, respectivamente (12,4% en 2017).

iii) El déficit financiero del Gobierno Central sería equivalente a 7,2% del PIB en 2018 y 7,5% en 2019 (6,7% y 6,9% para el Sector Público Global Reducido, respectivamente).

Estas proyecciones incorporan las medidas administrativas anunciadas por el Ministerio de
Hacienda, pero no los efectos de una eventual aprobación legislativa de proyectos de reforma fiscal. Si ello ocurriera el Banco Central evaluará sus implicaciones y la procedencia de modificar su programación macroeconómica.

Dado que la prioridad del Banco Central es el control de la inflación y la importancia relativa del Ministerio de Hacienda y del Banco Central como emisores de deuda, se procurará la debida coordinación entre ambos entes.

iv) El ahorro financiero aumentaría alrededor de 12% anual, tasa consecuente con el nivel de actividad económica previsto, la meta de inflación y el proceso gradual de mayor profundización financiera característico del país.

Dado lo anterior, la disponibilidad de recursos prestables en el sistema financiero lleva a variaciones en el crédito al sector privado de 5,0% en 2018 y 6,8% un año después.

El Banco Central mantiene un continuo seguimiento a la evolución de la economía en general y de la inflación en particular, para lo cual toma en consideración su trayectoria prevista, el horizonte en el que opera la política monetaria, sus determinantes macroeconómicos (agregados monetarios, expectativas de inflación y brecha del producto) y el balance de riesgos. Esta Entidad reconoce que el compromiso con la inflación y su control efectivo son medulares para la estabilidad macroeconómica y la construcción de credibilidad lo que demanda un esfuerzo permanente de comunicación con el público.

Ver informe del Banco Central de Costa Rica.

¿Necesita dar seguimiento a los principales indicadores económicos de Centroamérica?

Solicite más información sobre nuestro servicio de Monitoreo Económico.








Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad de Google y los términos de servicio.
¿Tiene alguna duda? Llámenos.
(506) 4001-6423


Más sobre este tema

Honduras: Economía crecerá menos de lo previsto

Agosto de 2018

El Banco Central revisó a la baja su proyección de crecimiento interanual del PIB para 2018, desde el rango de 3,8% a 4,2%, proyectado a inicios de año, al rango de 3,6% a 4%, pero mantuvo sin cambios la proyección de la inflación.

Del comunicado del Banco Central de Honduras:

Honduras: Mejoran proyecciones económicas 2017-2018

Julio de 2017

En su revisión del programa monetario el Banco Central elevó el rango de crecimiento económico previsto para el bienio 2017-18, desde 3,4% - 3,7%, hasta 3,7% - 4,1%.

Del resumen ejecutivo del informe "Revisión del programa monetario 2017-18" del Banco Central:

El Directorio del Banco Central de Honduras (BCH), en cumplimiento de sus atribuciones, presenta la Revisión al Programa Monetario (PM) 2017-2018 publicado en marzo de este año. Este documento contiene la actualización del marco macroeconómico para el bienio mencionado, adecuándolo a la evolución del primer semestre de la economía internacional y doméstica, así como a las perspectivas más recientes de la economía mundial.

Honduras: PIB crecería entre 3,4% y 3,7% en 2017

Marzo de 2017

El Banco Central proyecta para este año una inflación de 4,5% con un margen de ±1%, y un crecimiento anual de 3,6% en las exportaciones.

Del reporte del Banco Central:

El Banco Central de Honduras (BCH), mediante Resolución No.81-3/2017 del 2 de marzo de 2017, aprobó el Programa Monetario (PM) 2017-2018, que establece las medidas de política monetaria, crediticia y cambiaria, así como las perspectivas de la economía hondureña y del contexto internacional para un horizonte de dos años, con el fin de orientar a los agentes económicos y al público en general en la toma de decisiones y formación de expectativas.

Honduras: Programa macroeconómico 2015-2016

Marzo de 2015

Para este año el Banco Central de Honduras proyecta un crecimiento económico entre 3% y 3,5% y un nivel de inflación de entre 4,5% y 6,5%.

Del comunicado del Banco Central de Honduras:

El Directorio del Banco Central de Honduras (BCH) aprobó el Programa Monetario (PM) 2015-2016, que contiene las medidas de política a adoptarse con base en las proyecciones de las principales variables macroeconómicas conforme al contexto económico actual nacional e internacional.

cerrar (x)

Reciba más noticias sobre Economía

Suscríbase SIN COSTO a CentralAmericaDATA EXPRESS.
Todos los días, lo más importante de Centroamérica.

Ingrese su correo electrónico:

* Al suscribirse, estará aceptando los terminos y condiciones


Mascarillas K-N95

Tenemos mascarillas modelo K-N95, certificadas por la FDA, tapa bocas 3 capas, certificados por la FDA.
Envío aéreo. Para mayor detalle de lo que se requiere...

Indices Bursatiles

(6 Abr)
Dow Jones
-5.60%
S&P 500
-5.10%
Nasdaq
-5.64%

Materias Primas

(9 Abr)
Petróleo Brent
34.18
Café "C"
119.75
Oro
1,740
Plata
16.053