Medidas de prevención ante temporada de lluvias

Por condiciones específicas de la zona de Guanacaste, anualmente gran cantidad de viviendas sufren inundaciones. Prevenir hará la diferencia.

Jueves 16 de Julio de 2009

Fuente: Marina Papagayo

Habitualmente, con la llegada del invierno, una gran cantidad de viviendas se ven afectadas por inundaciones las cuales hacen que éstas se deterioren, se producen pérdidas materiales y emocionales que anualmente devastan la zona. Este fenómeno se produce por factores geográficos, geológicos, deforestación, mal manejo de cuencas y falta de planificación urbana.

Existe una serie de medidas de contención de fácil aplicación, tal y como lo explica un geólogo experto.

El principio de cada inundación

Según el geólogo Pablo Herrera, quien además es regente terrestre de Marina Papagayo, entre las condiciones geográficas que propician las inundaciones, están los ríos provenientes de las zonas montañosas, que recolectan las aguas de lluvia y las drenan pendiente abajo. Al llegar el invierno, el cauce de los ríos sobrepasa su capacidad para transportar el caudal de agua.

Considerando la geología de Guanacaste, la mayoría de las zonas planas están formadas por depósitos volcánicos, compuestos por cenizas y fragmentos de roca que producen suelos arcillosos, lo cual, a su vez, reduce la capacidad de absorción e infiltración.

La deforestación de la zona es otro factor fundamental en la generación de inundaciones. Al no haber suficiente cobertura vegetal o boscosa, el agua corre libremente, ya que no hay una barrera de raíces o arbustos que tengan la capacidad de retener el agua. Por otra parte, la basura que se acumula en los cauces forma barreras que pueden derivar en el desbordamiento de las aguas. Si se tienen actividades humanas en la zona de protección de los cauces, se incrementa el riesgos de inundaciones.

“En términos generales estos podrían ser los factores más comunes que generan inundaciones. Sin embargo, se puede dar por la interacción de dos o más de estos factores, por ejemplo, en Liberia, donde existen suelos arcillosos y un deficiente manejo de las aguas pluviales. También tenemos el caso de Filadelfia que se ubica en la llanura de inundación del río Tempisque, lo que la convierte en un área de alto índice de vulnerabilidad”, agregó el geólogo Pablo Herrera.

Soluciones efectivas
Existe una serie de medidas de prevención que según el regente terrestre de Marina Papagayo, permite crear espacios con menores posibilidades de ser afectados por las inundaciones. Estas acciones se pueden realizar en tres momentos:

De inmediato:
• En las ciudades y caseríos se debe realizar una limpieza de todos los sistemas de canalización de aguas pluviales para evitar que se produzcan obstrucciones
• En el caso de que no exista un sistema de canalización de aguas pluviales se pueden hacer caños en los puntos más bajos de las calles para desaguar el agua.

A mediano plazo:
• En cada comunidad se puede organizar un comité de emergencia local y preparar un plan de prevención con acciones prácticas.
• Antes que inicie la estación lluviosa, en los casos que existan diques, se deben realizar inspecciones para reparar eventuales daños o realizar mejoras.
• En zonas deforestadas se pueden sembrar diferentes especies de plantas que contribuyan a reducir la escorrentía superficial.
• También se pueden organizar campañas de limpieza de las cuencas hidrográficas para mantener los cauces de los ríos sin obstrucciones.

A largo plazo:
• Proponer e implementar un programa de reforestación tanto en las zonas altas de las cuencas como en las llanuras con árboles nativos. Esta iniciativa podría ser una buena oportunidad para hacer campañas en escuelas, colegios, comunidades, universidades y empresas.
• Lo más importante es sacar todo tipo de actividad humana de la zona de protección e inundación de los cauces.

Medidas de contención.
Las medidas de contención más viables para aplicar en cada vivienda y que resultan más económicas son las siguientes:

• Colocación de barreras verdes: consiste en sembrar plantas como vetiver (se puede obtener en los viveros de la zona), o alguna otra, que tenga suficientes raíces y crecimiento rápido, para reducir la velocidad del agua y la contenga. Estas barreras se deben colocar paralelas al flujo de agua en zonas planas o de pendiente.
• Limpieza del sistema pluvial: los vecinos se pueden poner de acuerdo y coordinar entre todos la limpieza de las cunetas de su barrio.
• Canalización de flujos de agua por medio de muros de sacos: para controlar el flujo de agua y dirigirlo hacia sectores que no afecten la vivienda se pueden colocar muros de sacos llenos con arena o tierra. La altura del muro está en función de la intensidad del flujo de agua y la idea es colocar los sacos en filas una sobre otra. Dependiendo de la fuerza del agua es recomendable colocar varillas y alambre negro a los sacos para darles mayor soporte.

Comunicado de Marina Papagayo
publicado por Carla Vargas

Artículos relacionados

Panamá: $100 millones para infraestructura

Jueves 20 de Diciembre de 2018

El Banco Interamericano de Desarrollo aprobó un préstamo para financiar la construcción de infraestructura para mitigar inundaciones y realizar mejoras urbanas en la cuenca del río Juan Díaz.

Marina Papagayo reitera su compromiso con el ambiente

Jueves 11 de Junio de 2009

La compañía realiza esfuerzos vanguardistas por contribuir con su protección de la biodiversidad marina y la salud de los océanos.

Ver más comunicados de prensa
cerrar (x)

Reciba más noticias sobre Bienes Raíces

Suscríbase SIN COSTO a CentralAmericaDATA EXPRESS.
Todos los días, lo más importante de Centroamérica.

Ingrese su correo electrónico:

* Al suscribirse, estará aceptando los terminos y condiciones


Sanchez Prieto y Cia Ltda

Producimos y comercializamos productos de seguridad y protección industrial y humana, además de comercializar algunos productos como vinos, alimentos y bebidas, etc.
Opera en Nicaragua
Tel: (505) 89965052

Perfil de Empresa