Finanzas públicas: Lo que se espera para 2021

Después de que la administración Alvarado decidiera dar marcha atrás a la propuesta para negociar un préstamo de $1.750 millones con el FMI, se pronostica que el próximo año el gobierno dependerá de la deuda interna para financiar sus gastos.

Jueves 8 de Octubre de 2020

A mediados de septiembre y en el contexto de una severa crisis económica que ya venía gestándose desde antes de la pandemia, el Ejecutivo presentó el plan con el que pretendía mitigar el impacto fiscal que tuvo la crisis del covid19, propuesta para negociar un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para obtener un crédito de $1.750 millones.

El plan fue rechazado por varios sectores, debido a que se proponía gravar las transacciones financieras, aumentar el impuesto a la renta de empresas y personas, e incrementar el impuesto a los bienes inmuebles. A inicios de octubre el gobierno decidió retirar la propuesta.

Para 2021 se prevé que el gobierno se verá obligado a acudir al mercado local para agenciarse de fondos, vía emisión de más deuda. Esta opción sería más cara, cuando se compara con las condiciones de financiamiento que el país podría conseguir con organismos multilaterales.

Carlos Morales, director de calificaciones soberanas para América Latina de Fitch Ratings, dijo a Nacion.com que "... depender del financiamiento interno implicará para el Gobierno lograr una mejora en su posición fiscal, dado el aumento del gasto en el pago de interés de la deuda. Los retrasos en el acuerdo con el FMI resultarían en mayor dependencia del mercado local durante la primera parte del 2021."

Para Lisa Schineller, directora gerente de calificación soberana para la agencia S&P, el principal desafío del gobierno es lograr el ajuste fiscal, en desafiante contexto económico, político y social en que encuentra el país.

Conozca el "Sistema de monitoreo de mercados y situación económica en los países de Centroamérica" de CentralAmericaData.



Más sobre este tema

Reducción del déficit fiscal: El gran desafío

Diciembre de 2020

Después que en Costa Rica concluyera el diálogo multisectorial, las principales calificadoras de riesgo coinciden en que debido a que los acuerdos suscritos para reducir el déficit son insuficientes, el gobierno deberá ejecutar de forma oportuna sus políticas fiscales.

Aunque la situación fiscal de Costa Rica ya era precaria desde antes que comenzara la crisis sanitaria y económica que provocó el brote de covid19, el escenario comenzó a empeorar desde marzo de este año.

Fitch baja calificación de Costa Rica

Mayo de 2020

La agencia decidió rebajar la nota de largo plazo de B+ a B con perspectiva negativa, argumentando que el país enfrenta un escenario de mayor estrés fiscal debido a la crisis sanitaria.

La degradación de la nota de incumplimiento de emisor a largo plazo, se debe a que la crisis sanitaria que deriva del brote de covid19, llegó en un momento en que el espacio fiscal de Costa Rica es limitado y se estrecha rápidamente, informó el 8 de mayo Fitch Ratings.

S&P ratifica calificación de deuda de Nicaragua

Febrero de 2018

Standard & Poor´s mantuvo la calificación de B+ para la deuda soberana de largo plazo, argumentando que el crecimiento económico es estable y la carga de la deuda pública se mantiene moderada.

Standard & Poor´s (S & P) informó que las "... calificaciones en Nicaragua están respaldadas por la trayectoria del soberano de crecimiento estable del PIB y políticas económicas pragmáticas, sus déficits fiscales bajos y una carga de deuda gubernamental moderada, que contrarrestan su bajo PIB percapita, su posición externa débil y la rigidez de su política monetaria."

Revisión del riesgo soberano de Guatemala

Julio de 2013

“Las débiles instituciones públicas de Guatemala y su polarizado entorno político siguen limitando su calidad crediticia” - Standard & Poors

El artículo en Elperiódico.com.gt reseña que "Las tres agencias calificadoras de riesgo más importantes en el ámbito internacional: Moody’s, Standard & Poors y Fitch Ratings, han señalado a Guatemala una deficiente administración en sus indicadores sociales."