Créditos: Condiciones flexibles durante 2021

Con el objetivo de afrontar la crisis que generó el brote de covid19, en Costa Rica se prolongó hasta el 31 de diciembre de 2021 la medida que posibilita a los clientes de las entidades financieras beneficiarse de prórrogas, refinanciamientos y readecuaciones sin necesidad de realizar análisis de estrés de deudores.

Miércoles 3 de Febrero de 2021

Según la Conassif, adicionalmente, se les solicitó a los bancos que, a partir del 1 de abril del 2021, apliquen nuevamente sus políticas internas en la medición de la capacidad de pago de cada cliente.

Puede interesarle "Servicios financieros: Potencial del negocio en Centroamérica"

Del comunicado del Conassif:

2 de Febrero de 2021. El Consejo Nacional de Supervisión del Sistema Financiero (Conassif) prorrogó las siguientes medidas hasta el 31 de diciembre del 2021, con el fin de ayudar a los hogares y empresas costarricenses que se han visto afectadas por la pandemia del COVID-19:

  • La posibilidad de efectuar prórrogas, refinanciamientos y readecuaciones sin necesidad de realizar análisis de estrés de deudores. 
  • La suspensión temporal del concepto de “operación especial”, con el objetivo de que las entidades continúen enfocando sus esfuerzos hacia la modificación de las condiciones contractuales de los créditos que requieren sus deudores.
  • La flexibilización temporal de los requerimientos de capital asociados al plazo de las operaciones y a la medición de riesgos de mercado.

Adicionalmente, se les solicitó a los bancos que, a partir del 1 de abril del 2021, apliquen nuevamente sus políticas internas en la medición de la capacidad de pago de cada cliente.

Desde la declaratoria de emergencia nacional y conforme las medidas de restricción y distanciamiento social empezaron a impactar la economía local, las autoridades financieras adoptaron medidas enfocadas en mejorar el acceso al crédito; contribuir en el otorgamiento expedito de prórrogas, restructuraciones o refinanciamientos a los deudores; mitigar el efecto económico y el impacto sobre el desempleo; y velar por la estabilidad y solidez del sistema financiero.

El tiempo transcurrido desde la declaración de emergencia nacional, ha permitido a las entidades financieras contar con una mejor valoración sobre el impacto de la crisis en la situación de los deudores y en su cartera crediticia en general, sin embargo, a pesar de que se observa una importante recuperación económica, esta no es suficiente para alcanzar el nivel de producción previo a la crisis, tal y como lo señaló Banco Central de Costa Rica en su Programa Macroeconómico 2021-2022.

Según Alberto Dent, Presidente del Conassif, “es por esta razón que se hace indispensable extender las medidas ya adoptadas en la normativa que regula el Sistema Financiero Nacional, con el propósito que las entidades puedan continuar apoyando a los deudores, reflejando a la vez los riesgos acumulados y disponiendo de espacio para soportar su impacto; todo en beneficio de la estabilidad del sistema financiero y contribuyendo a la recuperación de las deudores afectadas por el COVID-19”.

El impacto y efectividad de todas las medidas continuarán en seguimiento permanente por parte de la Superintendencia General de Entidades Financieras y el Conassif, con el fin de proponer oportunamente nuevos cursos de acción según la evolución de la crisis.



Más sobre este tema

Crédito para bancos comerciales por $1.116 millones

Setiembre de 2020

Con el objetivo de colocar más préstamos en el mercado financiero, el Banco Central de Costa Rica aprobó la creación de una facilidad especial de crédito a mediano plazo para los intermediarios financieros regulados por la Superintendencia General de Entidades Financieras.

En la coyuntura actual de la crisis por la pandemia, muchos deudores necesitan arreglos de pago (prórrogas, readecuaciones o refinanciamientos), o bien recursos frescos de bajo costo y largo plazo para aliviar su flujo de caja y hacer frente a sus necesidades de capital de trabajo y de inversión. Sin embargo, los intermediarios financieros enfrentan posibles presiones sobre sus flujos de caja como consecuencia de los arreglos de pago ya otorgados o que deban otorgar y una debilitada capacidad de pago de muchos deudores, explicó la autoridad monetaria.

Bancos panameños dan prórroga a sus clientes

Marzo de 2020

Ante la crisis sanitaria que atraviesa el país, 15 entidades bancarias han otorgado una prórroga de 90 días para que sus clientes cumplan con sus pagos de tarjetas de crédito personal, préstamos hipotecarios de vivienda, créditos para vehículos y personales.

Hasta el 31 de marzo las instituciones financieras que confirmaron que habían otorgado la prórroga a sus clientes son BAC Credomatic, Banco General, Banistmo, Banco Nacional, Global Bank, Multibank, St. Georges Bank, Banesco, Banco Aliado, Credicorp Bank, Caja de Ahorros, Ficohsa, Metro Bank, UniBank y Canal Bank.

Centroamérica: Sector bancario con perspectiva negativa

Marzo de 2020

Fitch Ratings decidió cambiar la perspectiva de los bancos de la región de estable a negativa, argumentando que la crisis sanitaria actual afectará a las entidades financieras de todos los países.

Tomando en cuenta las medidas que en los últimos 15 días han adoptado los países en materia económica, a raíz de la propagación del covid19, Fitch prevé que habrá una merma en la colocación de préstamos.

Créditos bancarios: Flexibilizan cobros en Honduras

Marzo de 2020

Se acordó que los deudores y las instituciones financieras podrán definir una nueva fecha máxima de pago, en todos aquellos casos en los que el cliente debía cancelar su cuota durante el toque de queda, el cual estará vigente hasta el 12 de abril.

También se otorgará un período de gracia que podría ser hasta el 30 de junio de 2020, según las necesidades de cada cliente y la capacidad del banco de mantener la liquidez necesaria sin recibir esos pagos, informó la Comisión Nacional de Bancos y Seguros (CNBS).